domingo 14 de julio de 2024 - Edición Nº4334

Malvinas

TRAS LA DECLARACIÓN DE LA UE

Malvinas: Gran Bretaña reclamó respetar la voluntad de los isleños

20 jul 2023 | Fuentes del Foreign Office dijeron que solo al archipiélago le “corresponde decidir su futuro”; no hicieron comentarios directos contra el histórico pronunciamiento de Bruselas



Mientras el gobierno de Alberto Fernández aún festeja la inclusión de la discusión por la soberanía de las Islas Malvinas, incluida en la declaración conjunta firmada en Bruselas por los miembros de la Celac y la Unión Europea, el gobierno británico reiteró ayer el derecho a la “autodeterminación” de los pobladores de las islas, que decidieron en un referéndum de marzo de 2013 seguir siendo “territorio de ultramar” de Gran Bretaña.

“Las Islas Falkland han dejado claro su deseo de seguir siendo británicas y solo a ellas corresponde decidir su futuro”, afirmaron a LA NACION voceros del Foreign Office. En la cancillería británica insistieron en esta idea, sin comentarios directos sobre la declaración de ayer.

Esta es una posición respaldada por el derecho internacional y la Carta de las Naciones Unidas, que es vinculante para todos los miembros de la ONU”, continuaron los voceros, y reafirmaron: “Seguiremos defendiendo el derecho de las Falklands a la autodeterminación en todos los foros internacionales. Todos los países deberían reconocer el derecho de los isleños a decidir su propio futuro”.

Fuentes de la delegación argentina, que se preparaban para regresar de Bruselas a Buenos Aires, seguían destacando la importancia de la inclusión del tema Malvinas en la declaración conjunta, la primera vez que la UE -a la que Gran Bretaña perteneció hasta hace tres años- aborda el tema en forma pública.

“En cuanto a la cuestión de la soberanía sobre las Islas Malvinas, la Unión Europea ha tomado nota de la posición histórica de la Celac, basada en la importancia del diálogo y el respeto del derecho internacional en la solución pacífica de controversias”, dice el punto 13 del texto acordado ayer, con la disidencia parcial de Nicaragua. “Reafirmamos además nuestra adhesión fundamental a todos los fines y principios de la Carta de las Naciones Unidas, en particular la igualdad soberana de todos los Estados y el respeto de su integridad territorial y su independencia política, así como la solución de controversias por medios pacíficos y de conformidad con los principios de justicia y de derecho internacional”, dice el punto siguiente, siempre con el recuerdo vivo de la guerra por el control de las islas de 1982, decidida por la Junta Militar encabezada por Leopoldo Fortunato Galtieri y que terminó en derrota para la Argentina.

Para el Gobierno, la inclusión de la “integridad territorial” en el texto supone un “paraguas jurídico” que también aplica para la postura argentina en relación a la invasión de Vladimir Putin a Ucrania. Y ven con satisfacción el rumor, confirmado a LA NACION por fuentes europeas, sobre un infructuoso llamado de última hora del ministro británico de Relaciones Exteriores, James Cleverly, a su par europeo, Josep Borrell, para solicitarle en forma perentoria que no permitiera la incorporación de ese párrafo en la declaración final de la cumbre. El jefe de la diplomacia de Bruselas no habría respondido a la misiva, según fuentes europeas y para satisfacción de la diplomacia argentina.

Horas después del comunicado de Gran Bretaña, la UE aclaró su postura. Peter Stano, portavoz del Servicio Europeo de Acción Exterior, declaró al Financial Times que “Los Estados miembros de la UE no han cambiado sus opiniones/posiciones respecto a las Falklands/Malvinas. La UE no está en situación de expresar ninguna posición sobre las Falklands/Malvinas, ya que no ha habido ningún debate o decisión del consejo [de estados miembros] sobre este asunto”, afirmó. Y agregó que “La UE no adopta ninguna posición sobre estas cuestiones sin un mandato del Consejo”. El Gobierno, en tanto, contestó a través del secretario de Malvinas, Guillermo Carmona, que esta declaración “no cambia nada” y que quien salió ganando con la declaración conjunta fue claramente la postura argentina de reclamo de la soberanía.

FUENTE: La Nación

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

Más Noticias