La empresa Bentónicos espera concretar el primer embarque este año a países como China, Japón y Estados Unidos. El negocio requiere la instalación de una piscina con oxígeno en Ezeiza para el descanso de los crustáceos antes del embarque.
Presentaron un proyecto para exportación de centolla viva ante el ministro Sica
23/05/2019

Presentaron un proyecto para exportación de centolla viva ante el ministro Sica

“Pudimos explicarle al ministro Sica y a sus asesores sobre nuestro proyecto que ya está muy avanzado y tuvimos una muy buena recepción ya que se pusieron a disposición para ayudarnos a solucionar algunos inconvenientes de orden burocrático, incluso ya tenemos programadas algunas reuniones con autoridades de Ezeiza para avanzar en la solicitud de un espacio donde instalar una piscina con oxígeno para el descanso de las centollas mientras esperan el embarque”, comentó el presidente de Bentónicos a la revista Mar&Pesca.

 

Si bien desde hace un tiempo que la compañía tenía la idea avanzar en un proyecto de esta magnitud, el mismo comenzó a cristalizarse cuando a principios de abril, directivos de la firma rusa se reunieron con el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, y el subsecretario de Pesca de la Nación, Juan Bosch. “Fue una reunión muy importante para  hablar de nuestro proyecto de exportación de la centolla viva a Japón donde ya estamos estamos habilitados, y a otros países como China y Estados Unidos cuya habilitación está en trámite y es muy factible que salga en lo inmediato. También les comunicamos que ya habíamos concretado la compra de contenedor especial que viene de Corea del Sur para trasportar la centolla desde nuestra planta en refacción en Deseado hasta Ezeiza.”, indicó Bakulin.

El directivo admitió que la exportación de centolla viva es posible porque hay antecedentes con crustáceos de este tipo en el mundo, incluso con langostas, y ese sentido explicó que; “además de trabajar con centolla procesada nuestra perspectiva es apuntar también a un mercado selecto  que requiere este producto para restaurantes, por eso por eso necesitamos alguna ayuda del Estado para poder agilizar esa cadena de transporte que es muy larga y que finaliza con el embarque en aviones de línea”.

“La cadena empieza desde la pesca en el barco, luego en el barco hay piletas para que las centollas se mantengan vivas con oxígeno o aclimatizadas, después el traslado a Puerto Deseado a la planta donde también contaremos con piletas de descanso, luego una vez que hayan descansado un par de días las pondremos en un contenedor especial rumbo a Ezeiza con un recorrido por tierra de más de dos mil kilómetros y allí  nuevamente harán otra pausa en una pileta con oxígeno que será la última mientras esperan el embarque  en envoltorios separadas con hielo hacia su destino final”, detalló el presidente de Bentónicos.

Fuente: Revista Mar y Pesca

 

Compartí tu opinión sobre la nota!
  • Me gusta
    %
  • No me gusta
    %
  • Me es indiferente
    %
Encuesta
¿Está de acuerdo con la política encarada por el Gobierno Nacional en la cuestión Malvinas?
Coincido
63%
Es equivocada
37%
Cargando...