Alika Kinán confirmó que ya no tiene custodia personal en su domicilio, a pesar de las amenazas que sufrió y denunció en los días previos al inicio del juicio oral y público en donde se constituyó como querellante al considerarse víctima de trata.
Alika confirmó que ya no tiene custodia personal en su domicilio
15/11/2016
Victima de trata que denunció a sus captores

Alika confirmó que ya no tiene custodia personal en su domicilio

“Había dos custodios en mi casa hasta el sábado, que vinieron con personal del Programa de Rescate y Acompañamiento a las Víctimas del Delito de Trata de Personas, dependiente del Ministerio de Justicia de la Nación. Pero cuando ellos se fueron, también lo hizo la custodia”, confirmó Kinán.


La mujer aclaró que el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Tierra del Fuego mantiene una patrulla de Gendarmería Nacional que realiza dos recorridas diarias por la zona y que llama por teléfono para saber si hay alguna situación de peligro, pero que no está todo el tiempo en el lugar.


“Por ahora está todo muy tranquilo pero yo sigo asustada. Acabo de declarar durante casi cinco horas en un juicio sobre los responsables de los dos prostíbulos más importantes de la ciudad. Todos están libres y yo encerrada en mi casa sin poder salir”, sostuvo Alika, convertida ahora en una conocida activista de los derechos de género.


La mujer declaró como testigo el lunes 7 de noviembre, en la primera jornada del juicio donde también es querellante contra Pedro Montoya, el dueño del local nocturno Sheik, su pareja Claudia García y Lucy Alberca Campos, quien se desempeñaba como encargada del negocio.


En ese prostíbulo se realizó el operativo que concluyó con el rescate de siete mujeres, incluida Alika, el 9 de octubre de 2012.


“Me ofrecieron una custodia de la policía de la provincia y les dije que no. Cómo voy a aceptarla si en el juicio, el propio acusado dijo que recibía información de parte de un comisario”, explicó Kinán para justificar el rechazo.

Sobre la declaración que prestó en el juicio, que se realizó a puertas cerradas y sin la presencia de los imputados, Alika admitió que fue “muy dura” pero que “pudo sobrellevarla gracias a la contención previa y posterior de los profesionales de la Oficina de Rescate", a quienes agradeció por su trabajo.


Sin embargo, la mujer dijo “no entender” por qué le retiraban la custodia cuando el juicio todavía no terminó, ya que luego de la etapa de alegatos de las partes, finalizada el sábado, el tribunal pasó a un cuarto intermedio hasta el martes 29 de noviembre.


“Todavía estoy temblando. Sé que los acusados están sueltos. Ellos y varios de sus parientes. Me asusta estar en estas condiciones”, señaló.


De todos modos, Kinán adelantó que el jueves llegarán a la capital fueguina integrantes del Programa de Protección de Testigos, para abordar distintas estrategias de contención y cuidado de las dos víctimas (ella y otra mujer) que declararon durante el proceso.


A su vez, la coordinadora del Programa de Rescate y Acompañamiento a las Víctimas del Delito de Trata de Personas, Zaida Gatti, le dijo a Télam que Alika “sigue custodiada” por Gendarmería Nacional y bajo la modalidad que impuso el Tribunal Oral a cargo del juicio.


“El Programa de Rescate continúa trabajando en el caso, pero no dispone custodias salvo en el momento en que las víctimas están bajo resguardo del Programa”, aclaró la funcionaria nacional.

 

FUENTE: TELAM 

Compartí tu opinión sobre la nota!
  • Me gusta
    %
  • No me gusta
    %
  • Me es indiferente
    %