Así lo reflejan datos presentados por el Observatorio Argentino de Drogas que indican que la prevalencia al consumo de tabaco en los adolescentes de Tierra del Fuego es de 21,7%. La cifra supera la media nacional de 19,6%.
Los adolescentes fueguinos son los mayores consumidores de tabaco del país
02/10/2014
Encuesta de Factores de Riesgo

Los adolescentes fueguinos son los mayores consumidores de tabaco del país

Los adolescentes fueguinos son los principales consumidores de tabaco del país, con una prevalencia al consumo de 21,7%. Los datos, provistos por el Observatorio Argentino de Drogas (OAD) de Sedronar, reflejan que el consumo es mayor entre mujeres (24,3%) que entre varones (18,5%).


A pesar de que en los últimos 5 años la prevalencia al consumo de tabaco en adolescentes escolarizados de nivel medio (entre 12 y 17 años) disminuyó en 7 puntos, la provincia continúa primera en el ranking nacional desde el año 2005. En promedio, un adolescente fumador consume 11 cigarrillos por día, cantidad similar a la que consume un adulto.

El panorama resulta más alarmante todavía dado que el 23% de los adolescentes (entre 13 y 15 años) que actualmente no consumen tabaco son susceptibles a iniciarse en el consumo en los próximos 12 meses, según la Encuesta Mundial de Tabaquismo en Jóvenes (GYTS 2012). Por su parte, los datos disponibles indican que al 81,5% de los adolescentes que fueron a comprar cigarrillos a un quiosco, no se les negó la venta a pesar de ser menores, tal como lo establece la Ley Nacional de Control de Tabaco Nº 26.687.

A su vez, la región patagónica registra las tasas más elevadas de tabaquismo del país y es donde se registra la menor “percepción de riesgo” (74%, frente a 81% de la media nacional). Este dato relevado por Sedronar relaciona la conciencia de daño, riesgo de enfermedad y muerte con el consumo. En lo que respecta a Tierra del Fuego, los indicadores de consumo de tabaco superan ampliamente la media nacional (19,6%), una tendencia que se replica en el consumo de alcohol y las sustancias psicoactivas ilegales.

Frente a este escenario, resulta necesario continuar trabajando para lograr un mayor control de la epidemia del tabaquismo y, de esta manera, disminuir la iniciación al consumo de tabaco en niños y adolescentes. En este aspecto, resultan centrales las políticas públicas que promuevan un incremento en el precio real de los cigarrillos (vía aumentos impositivos), las medidas relacionadas con la prohibición completa de publicidad, promoción y patrocinio de productos de tabaco, y aquellas que vigilen el cumplimiento de la normativa respecto de los ambientes 100% libres de humo.

A nivel nacional, los resultados de la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo 2013 del Ministerio de Salud de la Nación arrojaron datos alentadores en lo que refiere a la exposición al humo de tabaco ajeno: bajó del 52% en 2005 al 36,6% en 2013. Si bien es especialmente destacable la disminución de la exposición a humo de tabaco en bares y restaurantes en los últimos años, que pasó de 47,2% en 2009 a 23,5% en 2013, es necesario considerar que todavía 1 de cada 4 trabajadores está expuesto al humo en su lugar de trabajo. Por otra parte, también disminuyó la prevalencia al consumo en adultos, aunque de manera moderada: bajó un 2% de 2005 a 2009 y otro 2% de 2009 a 2013.

La epidemia del tabaquismo es un problema internacional que ocasiona graves consecuencias sanitarias, sociales, económicas y ambientales. Es, a su vez, la adicción más importante en cuanto a la frecuencia de consumo y cantidad de muertes que produce. La publicidad de la industria tabacalera busca captar nuevos clientes y apunta especialmente a los niños y adolescentes que desconocen los riesgos a la salud que implica el consumo de tabaco.
Encuesta
¿Está de acuerdo con la política encarada por el Gobierno Nacional en la cuestión Malvinas?
Coincido
72%
Es equivocada
28%
Cargando...