Los camaristas Walter Tábarez Guerrero, Julián de Martino y Luis Jofré, resolvieron confirmar los procesamientos de 17 docentes y 17 integrantes del gremio de Camioneros, por la ocupación intempestiva de la Casa de Gobierno, ocurrido el 23 de mayo del año 2011, en medio de un reclamo por mejoras salariales. Los delitos que se le imputan a los manifestantes es el de atentado y resistencia a la autoridad, lesiones graves y leves y daños agravados.
Confirmaron el procesamiento a gremialistas del SUTEF y Camioneros por la toma de Casa de Gobierno
23/09/2014
SALA PENAL DE LA CAMARA DE APELACIONES

Confirmaron el procesamiento a gremialistas del SUTEF y Camioneros por la toma de Casa de Gobierno

La resolución de los camaristas, que fue publicada en su edición de hoy por el Diario del Fin del Mundo, confirma el fallo de primera instancia que dictó el Juez de Instrucción Penal, doctor Javier De Gamas Soler, el 5 de diciembre del año pasado, quien hizo responsable a los representantes del SUTEF y del sindicato de Camioneros de haber provocado heridas a 19 efectivos de la Policía de la Provincia y realizar todo tipo de destrozos en el interior de la Casa de Gobierno. 


La decisión de la Sala Penal de la Cámara de Apelaciones puede ser recurrida por el abogado defensor de los gremialistas por ante el Superior Tribunal de Justicia, porque de lo contrario, de quedar firme el nuevo pronunciamiento, todos los procesados deberán enfrentar un juicio oral y público donde podrían recibir una condena penal por los hechos imputados. 


Los hechos ocurridos El fallo de 68 páginas al que accedió EDFM separa las imputaciones que pesan sobre los atacantes identificados por videofilmaciones, quienes protagonizaron hechos de violencia frente al edificio gubernamental entre las 12 y las 13 del 23 de mayo del año pasado. En aquel momento, una manifestación del SUTEF con el apoyo de Camioneros enfrentó a la custodia policial a golpes, patadas y arrojando todo tipo de elementos contundentes. 


Y como consecuencia de la refriega hubo 19 policías heridos: Marino Brazanovich, Ramón Cejas, Ricardo Romero, Hugo Anibal, Cristian Seniquel, Jonathan Dutrá, Luis Pibernus, Elbis Sidorkevich, Leandro Pérez Soriano, Diego Olmedo, Pablo Aquino, Ana Rodas, Jimena Miranda, Rodolfo Aguirre, Melina Perea, Marilin Tolaba, Mariana Sánchez, Héctor Escalada y un sargento de la Comisaría Tercera de Ushuaia. Dutrá y Pérez Soriano llevaron la peor parte. El primero sufrió un “edema pre auricular derecha, limitación de apertura bucal, contusión de codo y hombro derecho y contusión con excoriaciones en cara anterior del muslo izquierdo”. El segundo “traumatismo de cráneo con pérdida de conocimiento con posterior cefalea holocreaneana intensa”. Por eso es que los presuntos responsables de haber atacado a estos dos policías recibieron los reproches penales más graves por parte de la Justicia. 


Por ejemplo al docente Héctor Horacio Muñoz se le imputó haber agredido al sargento Alfonzo “tomándolo de la cabeza y del brazo, golpeándolo y empujándolo”, haber agredido a otro policía que se acercó para ayudar a Alfonzo, haber arrojado una escalera metálica contra varios efectivos policiales y haber “sujetado y empujado al agente Dutrá, hasta derribarlo, impidiéndole que se incorpore para facilitar la golpiza que, al mismo tiempo, le propinaban otros manifestantes. Segundos después, Muñoz le aplicó al mismo agente una patada en la parte inferior de la cabeza”, puede leerse en la resolución judicial ahora ratificada por los camaristas. Por esta agresión, Muñoz fue acusado de “lesiones graves”, en “concurso real con lesiones leves”, y en “concurso ideal con resistencia a la autoridad”. Y por este mismo hecho también fueron procesados Catena, el docente Alejandro Daniel Gómez, el camionero Víctor Hugo Zuñiga Pérez, el docente Gastón Héctor Luis Benítez, el camionero Ramón Martín Giménez y el docente Juan Beltrán Ferreyra. 


En tanto, por el ataque a Pérez Soriano la Justicia procesó al camionero Leonardo Alexis Ríos, también como presunto responsable de lesiones graves y resistencia a la autoridad. Según el juez De Gamas, Ríos “lanzó una tabla de proporciones considerables como si fuera una jabalina, directamente a la cabeza de Pérez Soriano”. A Catena también lo acusan de haberle arrojado un trozo de madera al subcomisario Mariano Bronzovich, de pegarle patadas a otro uniformado, haber empujado un armario para violentar el ingreso a la Casa de Gobierno, haber golpeado junto a otros manifestantes a varios funcionarios policiales y amedrentar a los efectivos al grito de “se prende todo fuego y a la concha de su madre, cinco minutos, ni más ni menos”. Pero, además, el referente del gremio de la Educación fueguina está imputado de haber agredido a la mujer policía Irene Marin Levin, de mucha menor contextura física que él, ya en el interior del edificio gubernamental. 


De acuerdo a testimonios y filmaciones, primero habría dicho en el sector cercano a la escalera que conduce al piso superior: “Reventamos todo, no me importa nada. Vamos a cagar a palo a la policía, no me importa si es mujer”. Y después “empujó fuertemente con ambas manos y todo el peso de su cuerpo a Levin, a la altura de su pecho, provocándole un fuerte dolor”. Fuente: Diario del Fin del Mundo

Encuesta
¿Está de acuerdo con la política encarada por el Gobierno Nacional en la cuestión Malvinas?
Coincido
72%
Es equivocada
28%
Cargando...